Maravillosa decoración minimalista para Zen Spirit Ideas

Acumulamos objetos para ya no saber qué hacer con ellos. Souvenirs, objetos de decoración, complementos, gadgets, regalos, ¡rebosa! Ya es hora de hacer una gran selección y partir sobre nuevas bases para probar la decoración minimalista, tan bonita de ver como agradable de vivir.

¿Para vaciar su cabeza haciendo espacio en sus estantes? Así nos proponemos hacer la decoración minimalista que nos anima a contentarnos con lo esencial. Un espacio menos concurrido sería ideal para recuperar la tranquilidad. Pero el minimalismo es también una cuestión de esteticismo.

Decorado para una mente tranquila

Nuestro entorno tiene un impacto considerable en nuestro bienestar. Vivir en una casa mal ordenada, poco limpia o mal decorada puede influir mucho negativamente en nuestro estado de ánimo.

Por el contrario, una casa en la que uno se siente bien, que está decorada con buen gusto, donde todo está en orden proporciona una sensación de satisfacción y bienestar. Así la decoración minimalista al esforzarse por deshacerse de lo superfluo, con su estilo sencillo, sencillo, nos ayuda a tener un espíritu libre.

Por supuesto, no hay ningún milagro. Un espíritu torturado encontrará solo un apaciguamiento parcial para vivir en un ambiente agradable. Pero te animas a hacer la prueba, viviendo en una vivienda libre de trabas, uno siente una cierta serenidad.

Minimalismo: cómo usarlo

Para probar este estilo de decoración, uno comienza por supuesto a hacer una clasificación en sus asuntos. ¡Tira, vende, regala, guarda en el garaje o en el desván pero desconéctate!

Segundo paso, invertiremos en muebles de almacenaje que cierren. Ni librería abierta, mesa baja con bandeja, estanterías sin puertas, no queremos ver nada más allá de nuestro mobiliario.

Optaremos por muebles más bien modernos, de líneas limpias, en tonos lisos y luminosos. Si se aprecia el estilo lacado, también se puede preferir la sencillez y la naturalidad de la madera. Pero en la perspectiva de una decoración zen, preferimos los colores neutros como el negro, el blanco, el topo…

En los accesorios laterales, optamos por objetos que también tienen líneas limpias y colores sobrios. Sus ventanas están cubiertas con cortinas y lámparas con pantalla o lámpara de techo. Algunos objetos deco se pueden arreglar, pero deben elegirse con cuidado y ser pocos en número.

El minimalismo no es un vacío. Es el justo equilibrio entre el exceso y la nada, es la sencillez frente a lo superfluo. Un equilibrio a veces difícil de encontrar y que requerirá algunos ajustes.

Un estado de ánimo en la vida cotidiana.

Después de haber hecho todo lo posible para adoptar este estilo de decoración, pronto retrocederíamos en nuestro camino y compraríamos accesorios cada vez más o menos inútiles.

Entonces tendremos que aprender a cultivar este nuevo estado mental para no volver a perdernos. El objetivo no es vivir sin comprar nunca nada, sino saber cuándo realmente necesitamos o queremos una cosa y comprar o renunciar en consecuencia.

Esto requiere un verdadero esfuerzo personal pero también un paso atrás de las falsas necesidades creadas por los anunciantes. Un ejercicio difícil que nos recompensará tanto a nivel personal como económico.

Leave a Reply

Your email address will not be published.