Ideas impresionantes para crear un área de estudio para niños

¡Empieza el curso! Y con la vuelta al cole llega el momento de preparar la zona de estudio de los niños. El escritorio, las lámparas, la silla y la estantería serán tus compañeros de clase en casa. Usted y su pequeño recibirán la matrícula.

Adiós verano. Bienvenido a la rutina. Y con la normalidad, llega uno de los momentos más esperados por los niños: la vuelta al cole. Es hora de preparar un lugar para estudiar, hacer los deberes y tareas. ¿Y si les acompañamos en su nueva aventura con una zona de estudio a su medida?

El éxito en la escuela depende de que los pequeños de la casa asuman rutinas y tengan un espacio tranquilo, un lugar para concentrarse, donde estudiar y rendir al máximo. Por eso a la hora de planificar tu zona de estudio tienes que tener en cuenta aspectos como el olor de las paredes, que favorecen su concentración; escritorio infantil del tamaño adecuado; la lámpara que proyecta la luz adecuada; la silla; la organización del espacio según sea para uno solo o compartido…

¿Qué muebles no pueden faltar en el rincón de estudio de los niños?
El mueble más importante es el escritorio en un tamaño adecuado a la edad del niño. ¡Hay tantos modelos para elegir! Desde una mesa talla XS en la que los más pequeños se acostumbrarán a colorear hasta escritorios más grandes para los que empiezan a estudiar en serio.

Otra opción son las tablas de evolución, que crecen con tu pequeño, adaptándose en tamaño. Una secretaria también es una buena opción: todo se recoge detrás de la trampilla cuando terminas de estudiar. Y si tienes poco espacio en tu habitación, opta por un diseño de escritorio abatible, instalado en la pared o adosado a una librería o estructura de cama. ¡Así tendrás más espacio en la habitación para jugar!

¿Una propuesta original para rentabilizar el espacio? Estructuras que elevan el colchón y crean debajo una zona de estudio.

Un truco para decorar una habitación infantil, que seguro ayudará a los niños más vagos a la hora de sentarse a estudiar: procura no ver la cama directamente desde la mesa, así no tendrás tentaciones de acercarte a ella.

Y para elegir la silla tienes que pensar cuántas horas estarás sentado. Los mayores necesitarán sillas de estudio ergonómicas que aseguren una postura correcta, con o sin ruedas. Los más pequeños, al no estar tantas horas, tienen más libertad en cuanto a modelos.

La iluminación de la zona de estudio para niños: luz natural y artificial para estudiar

La mejor ubicación del escritorio infantil en una habitación es cerca de la ventana para que reciba la luz natural de forma directa. Pero no debe faltar una lámpara que sirva de foco para estudiar sobre la mesa de estudio. Lo más adecuado es una lámpara orientable, a ser posible un flexo con foco y regulable en altura. ¿Sabías que si el niño es diestro la lámpara debe estar a la izquierda y si es zurdo a su derecha? De esta manera no tendrás molestas sombras mientras escribes.

Artículos Relacionados

5 piezas importantes de muebles que pertenecen a cada …

6 de septiembre de 2017

Y no pienses solo en un tablero de mesa. Hay diseños de maxi pies que aportan un plus decorativo.

¡Una llamada para ordenar! Muebles para organizar la zona de estudio de los niños

Librerías, estanterías en la pared, una cómoda, incluso un baúl, son los aliados del orden. De esta manera libros, papeles, pinturas y su mochila tendrán un lugar al que regresar después de la tarea de estudio.

Cerca del escritorio, una librería fija servirá para organizar libros, carpetas y cuentos. También puedes aprovechar la pared para colocar baldas o cubos de almacenaje sobre la mesa. Combinado con fotografías o láminas, habrá un rincón de la revista.

¿Recuerdas lo que divide y vencerás? Un cajón es perfecto para tener todo en su sitio: lápices, acuarelas y cuadros en un cajón; hojas y cuadernos en otro; la tablet y su cargador en un tercero…

Y deja la mochila colgada de un perchero de pie o en la pared o dentro de un baúl o arcón, donde podrás guardar otros objetos del tamaño mayor de tu pequeño.

Una paleta de colores que ayuda a la concentración

Se trata de crear un espacio tranquilo en el que puedas concentrarte. Para ello, los colores juegan un papel importante, ¡pura cromoterapia! El color influye en nuestra personalidad y estado de ánimo, por lo que lo utilizaremos para ayudar a estudiar a los niños.

Lo más importante es que predominen los tonos neutros: blancos y arenas, que transmiten serenidad y aportan luminosidad. Así, como base, muebles blancos o de madera en tonos naturales. Y reserva la pizca de color para complementos y complementos.

Los colores más recomendados son:
Verde, que transmite serenidad. Evoca la naturaleza y la vida, por lo que reduce el estrés y refuerza la seguridad.

Azul, el transmisor de la serenidad y la tranquilidad. Facilita la concentración. Quizás sea uno de los colores más utilizados en las habitaciones infantiles, en todas sus tonalidades.

La gama de rosas y malvas, unida a la creatividad y la fantasía. Promueve la comunicación.

Amarillo, el color de la inteligencia. Promueve la actividad mental, la creatividad y la vitalidad.

Y si después de leer este artículo piensas que también tu zona de trabajo (¡la de los mayores!) necesita un cambio, no te pierdas estas encantadoras oficinas.

Leave a Reply

Your email address will not be published.