Decoración Hygge: Las 10 Claves para un Hogar Feliz

Hoy hablamos de decoración hygge o inspirada en la búsqueda de la felicidad en nuestro hogar, o de cómo disfrutar de las cosas sencillas, que se ha convertido en el sentimiento del momento en decoración.

Una nueva palabra que se incorpora al diccionario de términos de decoración: hygge (se pronuncia hu-ga). Este es un término danés que viene a expresar algo así como lo que sientes cuando estás frente a una chimenea leyendo un buen libro con una buena taza de chocolate caliente o algo tan sencillo como disfrutar de las cosas sencillas, los pequeños placeres que nos ofrece la vida. . Eso es hygge, que suele traducirse como acogedor o confortable pero va mucho más allá porque expresa un estado de bienestar que todos deseamos crear en nuestro hogar y por eso, esta palabra hasta hace poco desconocida, se ha convertido en toda una revolución en El mundo de la decoración. Y es que por algo los daneses tienen un nivel de vida envidiable, un estilo de decoración copiado en todo el mundo y son la sociedad más feliz del mundo, según encuestas de la ONU.

Quizás por toda esta decoración hygge o inspirada en esa búsqueda de la felicidad en nuestro hogar, se ha convertido en la sensación del momento y es una de las tendencias más destacadas en la decoración del hogar. Trasladado a casa, es como convertir nuestro hogar en un lugar donde dejamos salir todas las preocupaciones, relajados y cómodos. ¿Y cómo podemos traducir esto en términos de decoración? Siguiendo unos sencillos consejos que nos ayudarán a darle a nuestra decoración ese toque hygge que la convertirá en el lugar perfecto para descansar después de un largo día o donde disfrutar con amigos de unas agradables horas de conversación alrededor de una mesa o una chimenea. ¡Haz tu vida más higiénica y tu felicidad aumentará!

10 Decoración Hygge para tu Hogar

1. La prioridad en la decoración hygge

Parece sencillo pero a veces se nos olvida, en decoración, que quienes deben utilizar cada elemento de nuestro hogar son las personas que lo habitan. De ahí que esta sea una de las primeras máximas a tener en cuenta, crear espacios pensados para que las personas se sientan a gusto y relajadas. ¿Cómo aplicar esto en la decoración? Pues es muy sencillo, antes de diseñar en nuestro mobiliario debemos buscar la comodidad y que nos aporte bienestar. Ante un sofá lo primero que debemos preguntarnos es si nos sentimos cómodos en él, si nos aportan comodidad, más que si son el último diseño. Lo mismo frente a nuestra cama o frente a una silla o sillón. Prioriza la comodidad y tu cuerpo y mente te lo agradecerán. Y también tu familia y amigos.

2. Un ambiente sereno con colores claros

Los colores claros nos ayudan a crear un espacio más sereno y libre de estrés. Tonos como el blanco, el marrón, el gris o el beige contribuyen a crear un ambiente sereno, también los tonos pastel. Los daneses suelen apostar por espacios monocromáticos o casi donde los colores se combinan en armonía, sin grandes estridencias. Esto nos ayudará a relajarnos y descansar tanto en el dormitorio como en cualquier espacio de nuestro hogar. Apuesta también por la sencillez de la decoración hygge y no abarrotar los espacios, todo ello permitirá que tu mente descanse y te hará sentir mejor en casa.

3. La importancia de los detalles

Rodéate de elementos que te aporten bienestar, relajación y paz. Para ello, nada mejor que los objetos que amamos, que evocan buenos momentos en nuestra memoria, nos inspiran y nos hacen sentir. Fotos de familia, fotos de nuestros viajes, dibujos regalados… en tu decoración apuesta por aquellos elementos que para ti son especiales y necesarios. También los elementos reciclados que nos cuentan historias y a los que podemos darle un nuevo uso. Recuerdos de familia, pequeños detalles de algún viaje, tus libros favoritos… los detalles son los que hacen que una casa sea única y especial y la convierten en “nuestra casa”. Préstales atención y los notarás en el ambiente.

Artículos Relacionados

10 Sencillos Consejos de Decoración Estilo Nórdico Para 2020

18 de marzo de 2021

4. Madera y materiales naturales

Otro elemento imprescindible en cualquier decoración hygge de inspiración hogareña es la madera. Los suelos de madera aportarán calidez y nos harán sentir en armonía con la naturaleza. Pero también mesas, mesas hechas con troncos, sillas… La madera en cualquiera de tus variedades nos aportará calidez. En los materiales elige también los más naturales como la lana, la piel, el lino o el algodón en alfombras, cojines, mantas, etc. Cálidas mantas bajo las que refugiarte un domingo por la tarde o mullidos cojines sobre los que tumbarte mientras disfrutas de una película en el sofá. Mezclar diferentes texturas también nos ayuda a crear calidez y sensación de hogar.

5. La importancia de la luz

En los países nórdicos saben bien lo importante que es la luz y por eso sus ventanas no tienen cortinas o son muy finas para dejar pasar la luz y disfrutarla incluso en los días más oscuros del invierno. La chimenea es un imprescindible de cualquier hogar y si puedes tenerla seguro que la disfrutas pero si no, las velas también pueden ser una gran opción a la hora de disfrutar de un hygge, más cálido y acogedor. Por algo los daneses consumen unos 6 kilos de velas al año. Aprovecha cada oportunidad para apagar las luces y sacar las velas y disfruta de un ambiente romántico y cálido. Y es que a la luz de las velas todo luce mejor. Sí, velas blancas y sin olor. Primero la sencillez.

6. Disfruta de la soledad

Los daneses lo tienen claro. Cada persona necesita su espacio privado y sus momentos de soledad que se pueden disfrutar, por ejemplo, leyendo un buen libro en nuestro sillón favorito o dándonos un largo baño en la bañera. Por eso la decoración hygge no renuncia a esos pequeños placeres que tanto te darán aunque solo puedas disfrutarlos en momentos puntuales. No renuncies a la bañera si te gustan los inodoros con espuma o no dejes de crear un rincón para tus manualidades donde disfrutar durante horas olvidándote del mundo. Si eres de libros, necesitarás una buena silla de lectura. O si lo tuyo es tu música asegúrate de crear tu espacio para disfrutarla y tener a mano tus discos favoritos.

7. Sin olvidar la vida social

Porque el ser humano es sociable y necesitamos de los demás para sentirnos felices. Las reuniones son una parte esencial de la vida, por lo que su hogar debe estar preparado para recibir a amigos y familiares y crear un clima adecuado para las reuniones. Ten en cuenta todos los detalles para crear el ambiente perfecto alrededor de la mesa o en el sofá donde puedas mantener y priorizar los elementos necesarios como un buen sofá, una mesa grande, sillas cómodas, puffs… Eso sí, sabemos que cada planta Día son más pequeños pero a la hora de decidir la decoración piénsalo y no te arrepentirás. Podrás disfrutar de muchas horas de alegría y bienestar compartido.

8. No te pierdas un poco de verde

Las plantas y las flores deben formar parte de nuestra decoración hygge. Tan solo unas pocas plantas y ramas en las ventanas o mesas pueden ayudarnos a mejorar nuestro bienestar. Hay muchos tipos de plantas resistentes al interior y que no necesitan demasiados cuidados. Y todo tipo de opciones originales y diferentes, desde plantas colgantes hasta pequeños mundos en un acuario. Sea cual sea tu elección, apuesta por ellos y no te arrepentirás. Su cuidado también es una buena manera de relajarse y olvidarse del mundo.

9. Disfruta del aire libre

Por pequeño que sea el espacio del que dispongas, no renuncies a disfrutar del aire libre. Los daneses, acostumbrados a muchos meses de frío y niebla, lo saben muy bien y por eso su filosofía es aprovechar el más mínimo rayo de sol y disfrutarlo desde sus balcones, terrazas o patios. Haz lo mismo y convierte tu espacio exterior en un lugar especial para relajarte en cualquier día de verano pero también en pleno invierno, aprovechando las horas más soleadas o tirando de estufas y mantas. El sol y el aire libre nos aportan muchos beneficios y nos hacen sentir más felices y en paz con el mundo.

10. Aprende a no hacer nada… y disfrútalo

Quizás este sea el concepto de la decoración hygge más importante de todas, de fondo. Saber aprovechar el tiempo libre y disfrutarlo. Una hora extra en la cama, unas cuantas horas de lectura en tu rincón favorito, tomarte un tiempo para dedicarlo a revisar fotos antiguas… y todo ello alejado por un rato del mundo conectado en el que vivimos: móviles, tablets y ordenadores. La gente necesita desconectar y relajarse, y cada día es más difícil. No te sientas culpable por ello, aprende a disfrutarlo.

¿Y ustedes se apegan a una decoración hygge en casa? Un concepto que parece simple, y hasta un poco pueril, pero muchas veces olvidado en medio de la vorágine vital en la que vivimos y nos absorbe día a día. Por lo que aplicar la decoración hygge en nuestro hogar y en nuestro día a día puede ayudarnos a mejorar nuestro nivel de felicidad. Algo en principio sencillo de aplicar en la decoración de nuestro hogar y que puede resultar útil para dejar en la puerta el estrés y aprender a disfrutar más de todo lo que ya tenemos. ¿Por qué no intentarlo? Ya nos dirás si decides hacerlo como te ha ido. ¡Feliz fin de semana y gracias por leer!

Leave a Reply

Your email address will not be published.