Consejos para decorar tu casa con pinturas ecológicas

Si quieres cambiar tu decoración sin contaminar el planeta, existen soluciones. Los cuadros naturales y ecológicos son la alternativa perfecta a los cuadros más tradicionales.

Si las emisiones de compuestos orgánicos volátiles (COV) son inevitables al volver a pintar su hogar, sea cual sea la pintura que elija, puede preferir bios o eco-pinturas que son más naturales que las pinturas habituales.

La composición de una pintura tradicional.

Para entender la importancia de elegir cuadros bios o ecologistas, es necesario entender la composición del cuadro. Contiene:

El aglutinante, que es el corazón mismo de la pintura;
Las cargas, que permiten su opacificación;
Pigmentos, que dan color;
Los aditivos, que permiten un mejor secado, un mejor brillo, una mejor resistencia al tiempo;
El disolvente, que se utiliza para la aplicación.

En las pinturas “habituales”, el ligante y el disolvente contienen productos petroquímicos y tóxicos, como hidrocarburo y cromo. Tienen un alto contenido en VOC y son contaminantes tanto durante su fabricación como durante su uso.

¿Por qué elegir una pintura orgánica?

La pintura orgánica está destinada a ser respetuosa con el medio ambiente. Por lo tanto, contiene componentes naturales, vegetales o minerales, y muy poco, si es que contiene alguno, de componentes petroquímicos.

Para que una pintura se considere natural, debe contener al menos un 95% de componentes naturales. El aglutinante puede así estar hecho de colofonia, aceite de linaza, aceite de ricino o aceite de girasol, cera de abejas… Se puede utilizar tiza, talco o polvo de mármol para las cargas, opacificante de la pintura. Se elegirán sales y aceites vegetales como aditivos, mientras que los alcoholes minerales se podrán utilizar como disolventes. Los colores finalmente están hechos con pigmentos minerales.

Otra ventaja de la pintura orgánica es que los COV emitidos son considerablemente menores, ya que están limitados a 5 g/l, frente a los 30 g/l de ciertas pinturas tradicionales.

Estas pinturas 100% naturales son resistentes tanto a la intemperie como a otras; se levantan y se lavan con la misma facilidad. El único inconveniente: el tiempo de secado puede ser mucho más largo.

Para reconocer una pintura ecológica, lea atentamente la lista de ingredientes. Una etiqueta también os puede ayudar a encontraros a vosotros mismos: la Ecolabel; NF Medio Ambiente; Natureplus o Pintura de la Naturaleza.

Pinturas acrilicas ecologicas

Si no encuentras tu felicidad en pinturas 100% naturales, prueba con pinturas acrílicas ecológicas. No contienen metales pesados, como mercurio o plomo, y pocos disolventes hidrocarbonados. Busque la etiqueta ecológica europea para pinturas certificadas menos tóxicas.

Estas pinturas ahora se encuentran fácilmente en las principales tiendas de bricolaje.

Leave a Reply

Your email address will not be published.