Cómo limpiar las superficies de la cocina

Es importante mantener limpias las superficies de la cocina, ya que la suciedad y los gérmenes siempre están presentes y pueden pasar a nuestro plato. Conozcamos algunas formas naturales de mantener la cocina desinfectada y limpia.

Cómo limpiar las superficies de la cocina

Consejos para la limpieza de superficies y utensilios de cocina

La cocina es una de las estancias o estancias del hogar a las que más atención debemos prestar a la hora de limpiar, ordenar y desinfectar. Y la razón es sencilla: en la cocina todos los alimentos se preparan a partir del consumo, y la falta de prudencia en la limpieza puede acarrear cualquier tipo de enfermedad a cualquier miembro de la casa.

Aprendamos de forma sencilla y natural a limpiar diferentes superficies y elementos de la cocina, para no correr riesgos y, además, cuidar nuestro medio ambiente y nuestra salud.

Limpiar las tablas de picar

La mejor manera de evitar la contaminación cruzada (es decir, cuando las bacterias de las carnes crudas se transmiten a las verduras crudas cuando se utiliza la misma tabla de cortar) es utilizar una tabla específica para cada tipo de alimento: Carnes (incluyendo una para rojas y otra para blancas) , verduras, frutas, fiambres, y también, otro diferente para los alimentos cocinados.

“La mejor forma de evitar la contaminación cruzada es utilizando una tabla específica para cada tipo de alimento”.

Pero además de diferenciar las mesas, debemos mantenerlas impecables. Para limpiar y desinfectar una mesa de plástico, simplemente frote con un cepillo sintético, en agua caliente y con jabón para platos. Para limpiar una tabla de madera, en cambio, lo mejor es espolvorear bicarbonato de sodio y jugo de limón, frotando con un cepillo sintético limpio y dejando actuar antes de enjuagar con abundante agua caliente. Deje secar completamente, ya sea al aire o con un paño limpio.

Limpie las encimeras de la cocina y la cerámica.

Al igual que ocurre con las tablas de cortar, las mesas e islas de madera hay que desinfectarlas con bicarbonato y zumo de limón o, en su defecto, unas gotas de vinagre blanco con alcohol. Luego enjuague con un paño limpio o una esponja humedecida con agua tibia.

Las superficies de aluminio se pueden limpiar simplemente con detergente líquido para platos y agua caliente sin utilizar productos químicos que puedan dejar una película de residuos molestos. Si desea una mejor desinfección, termine la limpieza frotando con un paño empapado en alcohol, vinagre blanco y agua caliente a partes iguales, o solo con vinagre.

Con esta técnica también puedes limpiar las superficies de granito, mármol y piedras naturales frotando con un cepillo de cerdas sintéticas para que la mezcla entre en los poros.

Las superficies de vidrio, cristales y espejos, en cambio, quedarán mejor si las rocía con vinagre blanco alcohólico y frota con un paño suave, para desinfectarlas y también para quitarles la grasa.

Las superficies y utensilios de acero inoxidable pueden mantener un aspecto prolijo y desinfectado si se repasan con un poco de bicarbonato de sodio disuelto en unas gotas de agua caliente. Moje un paño suave o una esponja y enjuague vigorosamente, deje actuar unos minutos y enjuague con un paño humedecido con agua tibia. Termine de secar completamente con un paño suave y limpio.

“Al igual que con las tablas de cortar, las mesas de madera y las islas se desinfectarán con bicarbonato de sodio y jugo de limón”.

Limpiar los pisos de la cocina.

Los suelos de corcho se limpian con una mezcla de agua templada y unas gotas de detergente o lavavajillas, frotándolos suavemente con una fregona o esponja, y aclarando después con un paño húmedo. Trate de secarlo o deje una buena ventilación para evitar la condensación de humedad, y dé mantenimiento frecuente con una aspiradora, para evitar la acumulación de suciedad.

Los suelos de madera se pueden limpiar de la misma forma, barriendo o aspirando previamente para evitar que el líquido se “pegue” a la suciedad existente. Procura ventilar bien y evita que queden residuos o manchas húmedas en el piso, limpiándolos inmediatamente con servilletas de papel.

El suelo de plástico o laminado, así como el vinilo, se puede limpiar con una taza de vinagre blanco destilado disuelto en dos litros de agua. Una flota con líquido utilizando una fregona, trapo o esponja, y dejar ventilar el aire para una limpieza y desinfección impecable.

Gracias por leer Cómo limpiar las superficies de la cocina, si te gustó este artículo suscríbete a cualquiera de nuestras redes sociales y recibe publicaciones destacadas todos los días.

Leave a Reply

Your email address will not be published.