5 sencillos pasos para crear estilos rústicos de decoración de interiores

¡Ya es primavera! Y aunque al principio se pasa por el agua… No os conozco pero ya tengo ganas de sol, terrazas y disfrutar de un rato al aire libre en buena compañía. Toca empezar a soñar con las vacaciones que poco a poco se acercan y no parecen tan lejanas, e ir arreglando las casas de veraneo para vivir grandes momentos con la llegada del buen tiempo. Si tienes la suerte de tener una casa de montaña, una casa de campo para alquilar o simplemente quieres soñar despierto un rato como yo… no te pierdas los consejos de hoy para conseguir un interiorismo rústico actualizado en tan solo 6 pasos.

Los elementos arquitectónicos de la casa ya nos pueden dar mucho del trabajo realizado. Muros de piedra, vigas de madera, bóvedas, arcos… todo este tipo de elementos serán la base de nuestra decoración. Así que no los escondas ni los tapes que cumplan su función y el resto lo ponemos nosotros!

El rústico más actual destaca por el uso de maderas más claras, elementos vintage, pinceladas de color y motivos naturales. Una versión más modernizada, relajada y suave del rústico tradicional para aquellos que buscan desconectar en plena naturaleza sin prescindir de las comodidades de la ciudad.

Cómo conseguir estilos de decoración de interiores rústicos en 5 pasos

1. La entrada. Nuestra primera impresión
Normalmente acudimos a este tipo de lugares para romper con la rutina y desconectar, buscamos relajarnos y disfrutar de unos días de tranquilidad lejos de las ciudades. Así que aunque sea una vivienda rústica con elementos del pasado, debe tener todas las comodidades de hoy.

La primera impresión que nos llevamos al entrar en casa debe ser muy agradable. Incluso si se trata de una vivienda temporal, debe transmitir calidez y una sensación de espacio habitable. Los elementos decorativos y los pequeños detalles nos ayudarán a potenciar esa sensación de espacio limpio, cómodo y confortable.

Potencia al máximo la luz natural para conseguir ambientes que atraigan el interior. Los elementos de mimbre o madera, así como los tejidos naturales, ayudarán a crear una sensación de calidez y restarán contra la sensación de frío la piedra tan habitual en el jardín.

Una cesta o cesta con flores, una bonita alfombra de tejidos naturales o algún mueble auxiliar en estos materiales serán el complemento ideal para dar la bienvenida a nuestra casa.

En la entrada, puedes jugar con elementos prácticos como un perchero/perchero o un banco para poner y también con elementos más decorativos como una pequeña consola para apoyar algunos objetos.

Detalles como un ramo de flores silvestres recién cortadas, plantas o fruta fresca ayudarán a darle vida a la casa evitando la sensación de lugar descuidado.

Por último, podrás recuperar algunos objetos antiguos relacionados con la vida en el campo para terminar de decorar la entrada de la casa. De esta forma, tus visitantes podrán hacer un viaje al pasado sin dejar de lado las comodidades actuales.

2. La cocina. El alma de la casa
Las amplias y generosas cocinas nos invitan a pasar momentos divertidos juntos. Una mesa grande en el medio para comer en familia o aprender ricas recetas será una pieza muy cómoda. Si podemos elegir, una salida desde la cocina puede ser una gran idea ya que nos permitirá realizar comidas y cenas al aire libre de una forma muy práctica.

La iluminación también será importante, intenta despejar las ventanas y opta por cortinas de luz que dejen pasar la luz. Para las paredes se opta por tonos blancos, ocres y muy neutros que además ayudan a potenciar la luz. Las paredes de piedra natural y los toques de madera harán el resto.

Para el mobiliario, elige alguna pieza singular como una alacena antigua restaurada o un aparador de estilo rústico. Y de igual forma, opta por algún mueble de cocina antiguo como una báscula vintage o algún elemento que le de alma a tu decoración.

Dentro del estilo rústico hay muchos matices y tu decoración debe ir adaptándose un poco a tus gustos. Un rústico más modernizado, algo más industrial o más inspirado en la Provenza ¡Tú eliges!

Por último, juega con los utensilios de cocina. Las sartenes, ollas y cucharas de madera ayudarán a dar ese toque hogareño y alegre a la cocina. Para ello, estará bien utilizar alguna balda para presentar algunos objetos.

3. La sala de estar. Reuniones familiares
En el salón de la casa de campo no puede faltar una chimenea, es el elemento estrella y aunque en verano no siempre se utilice ayudará a crear ese ambiente más acogedor.

En el salón es importante que dejes pasar mucha luz para generar un espacio agradable. Puedes diseñar el espacio formando varios ambientes según las actividades que realices: un rincón para charlar o leer, relajarse y descansar, disfrutar de juegos de mesa en familia, comer, etc.

Un elemento que tendremos en cuenta en la decoración de la habitación son los textiles, que no solo ayudan a nivel estético sino que también te ayudan a aumentar la sensación de confort. Cojines, alfombras, plaids, mantas, cortinas… Añade una puntada de color a través de los tejidos. Para conseguir ese punto más actual y alegre a la vez que relajado, los tonos pastel irán muy bien con el estilo rústico de tu hogar.

También puedes elegir un modelo de pieza vintage de la serie de sillas de comedor vintage y darle una nota de color con un poco de pintura, como comentamos en el artículo sobre la pintura a la tiza. Eso le dará un punto más divertido y moderno a la decoración.

Para la decoración puedes optar por piezas hechas a mano, el mimbre, la forja, la madera o la cerámica te ayudarán a completar una decoración rústica con encanto.

4. El dormitorio. Un oasis de paz
En la decoración de casas de campo, el dormitorio será otra estancia clave. Nuestra estancia en la naturaleza debe ayudarnos a descansar y relajarnos por lo que una decoración armoniosa y un buen colchón pueden ser claves para conseguirlo.

Para la ropa de cama usa tonos suaves y si quieres darle color a algún cojín o manta pero la base de la cama es preferible usar algo básico como el blanco y telas naturales. Viste la cama para que quede mullida y mullida, de esa forma la sensación visual que dará al entrar a la estancia será de máxima comodidad.

Es preferible elegir camas de hierro forjado o de madera para este tipo de decoración, aunque una cama tapizada en telas de colores naturales también podría ser una buena opción. Vuela de formas excéntricas y materiales muy artificiales y apuesta por la naturalidad y los diseños de líneas sencillas. Un mueble blanco roto con cierto aire romántico podría ser un acierto.

Elige un outfit de iluminación artificial y como en el resto de estancias, opta por cortinas de luz que te permitan disfrutar de esa luz tan especial del campo. Evita los dormitorios con muchos elementos, apuesta por una decoración con todo lo imprescindible pero que transmita tranquilidad.

Si tienes un dormitorio amplio y una ventana con bonitas vistas, puedes crear una zona de tocador, un sillón de lectura o un pequeño escritorio con vistas privilegiadas a la naturaleza.

5. El baño. Un rincón para desconectar
Es otro ámbito en el que debemos hacer especial hincapié. Un pequeño templo para relajarse en plena naturaleza y como ya comentamos en el artículo sobre un spa en particular, teniendo en cuenta nuestros gustos y con un par de detalles podemos conseguir espacios realmente fantásticos.

En el baño es muy interesante potenciar al máximo los materiales naturales: una encimera de madera o un lavabo de piedra pueden ser elementos que den un aire más natural al conjunto.

Las masías no dejan de ser ese espacio en el que nos resguardamos del bullicio de la ciudad y en el que buscamos relajarnos y conectar con el campo. En el baño también se ha de tener en cuenta esa conexión con la naturaleza integrando el espacio con el exterior y para ello se pueden utilizar las ventanas. Siempre teniendo en cuenta la privacidad de esta estancia de la vivienda se pueden pensar sistemas que permitan cubrir o descubrir las ventanas según el momento. Porque no hay nada más relajante que un baño de espuma con vistas a la naturaleza.

En el baño tampoco necesitarás muchos elementos: un espacio para toallas limpias, algún cesto de mimbre, algunos jabones naturales y alguna planta serán detalles que marcarán la diferencia pero opta por una decoración sencilla y detallada.

Si has llegado hasta aquí seguro que ya tienes un buen puñado de inspiración y alguna idea para poner en práctica. Espero que te haya sido útil y como siempre, si aún quieres más… ¡no dudes en visitar mi Pinterest!

Leave a Reply

Your email address will not be published.