5 formas de aprovechar al máximo tu dormitorio pequeño

Un pequeño espacio, grandes ideas. La inteligencia toma el poder a la hora de aprovechar espacios que pueden no tener muchos metros cuadrados, pero con infinitas posibilidades.

¿Tu dormitorio es pequeño? ¡No entre en pánico! Te damos ideas para decorar, y estructurar, una de las estancias más importantes de la casa. Hay muchas formas de que crezca el dormitorio principal, y no son precisamente “anchas”. Toma nota y, si crees que nos hemos dejado algún detalle, no dudes en añadirlo, toda idea es bienvenida para decorar un dormitorio pequeño.

1. Más que una mesita de noche

La mesita de noche es más que una superficie donde dejar el libro del día; se puede convertir en un elemento de almacenaje más si le pegamos al modelo. Al principio, deberías tener cajones. ¿Razón? La ropa interior se puede guardar allí, así como otros artículos pequeños como joyas o una bolsa de maquillaje.

El vivo ejemplo de esta estructura es Componibili, un clásico del diseño italiano. Estas piezas funcionales, diseñadas por Anna Castelli Ferrieri en 1969, se adaptan a cualquier rincón de la casa, como el dormitorio, el salón, la cocina e incluso el baño. Estos muebles auxiliares “crecen” en vertical ya que encajan con facilidad. Como combinan comodidad y diseño, incluso se exhiben en el Museo de Arte Moderno de Nueva York. Puedes consultar medidas y colores en la web de Tienda Doméstica.

2. ¿Has pensado en una cama plegable?

Este concepto puede ser más apropiado para una habitación infantil, pero de hecho, las camas abatibles te permiten hacer vida en un espacio y por la noche utilizarlo para lo que se debe: descansar. Gracias a una estructura abatible, por ejemplo, podemos utilizar nuestro pequeño dormitorio para practicar yoga, o simplemente movernos por él con mucha más facilidad, y aquí hablamos sobre todo de limpieza. Esta es una muy buena opción también si vivimos en un estudio de pocos metros cuadrados y utilizamos el espacio de forma polivalente.

3. O cama con baúl debajo: las mantas pueden caber allí debajo

Venimos de crecer “para arriba”, ya sea con estructuras que nos permitan componerlas a nuestro gusto, o dejando la cama paralela a la pared, pero hay otro elemento espacial que podemos aprovechar si preferimos dejar la cama como fue y no lo hizo flip-flop: el espacio de abajo.

Este es el “escondite” ideal para los textiles para el hogar de invierno, especialmente mantas y edredones, que eventualmente colonizarían todo el armario. Aquí debemos tratar la cuestión higiénica: cuanto más protegido esté todo, mejor. De esta forma, un baúl es una solución inteligente, pero también cajas cubiertas, quizás aún más manejables.

4. Aprovecha los laterales
Otra forma de crecer es, es decir, a los lados. ¿Cómo? Mu easy: con estantes laterales. Aquí puedes poner los libros que tengas pendientes, así como marcos de fotos o incluso un reproductor de música. Nos quedamos con estos modelos de reminiscencias al estilo nórdico a la venta en Kavehome.

5. El Decálogo para un guardarropa bien ordenado
Este elemento es determinante para que el orden reine en todo tipo de espacios, sobre todo si no son muy grandes. Si los consejos de la gurú del orden, Marie Kondo, se te quedan cortos agradecerás las claves de la Escuela de Decoración de Ikea para presumir de un primer armario:

Aprovecha los compartimentos y si no los tienes, agrégalos: el lugar ideal para corbatas y cinturones.
Estructuras colgantes: Quizás en tu adolescencia utilizaste estas estructuras colgantes de tela para provocar aún más el caos en tu habitación, pero su uso maduro es el complemento en el mismo armario. Aquí puedes colocar todo tipo de objetos.
Si tienes cajas, muéstralas: Es buena idea tenerlas en la parte de abajo, utilízalas para guardar accesorios de invierno como gorros, guantes y bufandas.
¿Fondo de armario? Guárdelo en cajas, y si tiene demasiado fondo (bueno), puede apilarlos por formas y/o colores.
Protege tu ropa con prendas más elegantes.
Zapatos por zapatos: Unos pocos pares de zapatos pueden convertirse en demasiados si están esparcidos por el suelo. Aprovecha los zapatos por zapatos, para tenerlos, ya sea dentro o fuera del armario, bien a la vista.
Zapatero colgante: este artículo es muy útil para llevar zapatillas o chanclas de todo tipo.
Las puertas también pueden ser perchas: Si utilizas perchas de interior para prendas ligeras, como camisas o chaquetas de punto, puedes aprovechar hasta el último milímetro de espacio.
Las perchas múltiples son tus amigas: Son muy útiles para guardar varias faldas a la vez, por ejemplo, y también para tejanos.
Y si puedes, añade luz: Las pequeñas bombillas LED te ayudarán a distinguir mucho mejor lo que tienes en el armario.

Leave a Reply

Your email address will not be published.