12 excelentes consejos para organizar un jardín de flores

La salud y vitalidad de un jardín con flores y plantas puede depender de varios factores, además de las cantidades precisas de agua y sol.

Todos los jardineros tienen sus trucos y hemos recopilado algunos de los mejores para ayudarte a mantener el jardín con flores impecable y sacarle el máximo partido.

Consejos para arreglar un jardín con flores

1. Debes conocer cada centímetro de la tierra.

Un buen jardinero tiene que conocer el potencial de su jardín, es decir, debe conocer cada palmo de terreno y sus hierbas, cuáles son las zonas más soleadas, así como los lugares que reciben más sombra y viento. Además, para probar el suelo debe determinar sus niveles de pH. Solo así podrás elegir las mejores especies para el jardín y plantarlas en los lugares adecuados.

2. Calidad más que cantidad

La belleza de las plantas y flores puede llevarnos a comprar más de lo que necesitamos en cuanto a plantación. Es importante saber cuánto espacio hay disponible para comprar de acuerdo a esos metros cuadrados y no correr el riesgo de comprar demasiado y luego, peor aún, sembrarlo en exceso. Muchas plantas juntas no son sinónimo de un jardín saludable.

3. Saber elegir la mejor opción

A la hora de comprar plantas y flores para decorar un jardín, debes tener en cuenta que las especies bajas y anchas son más estables y resistentes que las más altas y esbeltas. Si compras plantas en macetas u otros recipientes, ten siempre en cuenta el fondo para que las raíces no estén muy retorcidas y compactas, y no contenga insectos ni enfermedades. Además, debes evitar comprar flores que hayan florecido, porque tienen una resistencia menor que las de los cultivos que aún no han florecido.

4. Presupuestos grandes y pequeños

Además de todo el trabajo que implica un jardín de flores, no es precisamente barato de mantener. Entre la compra de semillas, flores, plantas, fertilizantes, pesticidas, herbicidas, utensilios y agua necesaria para el riego, se acumulan costos. Incluso si tiene un presupuesto limitado, hay varias formas de ahorrar sin renunciar a la belleza del jardín:

Compra fuera de temporada y online (donde además de encontrar especies de todo el mundo, tiene buenos descuentos)
Ver plantas en viveros o tiendas especializadas
Intercambiar injertos con vecinos y amigos.
Aprende a ahorrar agua para el riego, como poner baldes para recoger la lluvia, por ejemplo, con esto puedes reutilizar el agua de lluvia.

5. Un jardín con flores y lleno de luz

No todo el mundo tiene la suerte de tener un jardín orientado al sur y con una exposición solar óptima, sin embargo, puedes aumentar la luz directa con este sencillo truco: mira qué plantas o ramas de árboles puedes recortar para que pasen más rayos de sol en las zonas que lo necesitan. más.

6. Cuidado del agua en riego

El agua es un bien fundamental que debe ser preservado y utilizado inteligentemente también en el jardín. A la hora de plantar, agrupa aquellas plantas que necesiten más agua, acercándolas lo más posible. Evita regar el jardín a mediodía, especialmente cuando las temperaturas son más altas, porque las plantas absorben más y mejor cuando riegas de madrugada o de noche.

7. Usa plantas para repeler insectos y plagas

Hay decenas de combinaciones de plantas y flores que se traducen en un jardín más desarrollado. Por ejemplo, las caléndulas son excelentes para proteger los tomates de las plagas y la menta y también ayudan a defender el repollo de las polillas. Otras plantas como el ajenjo, el romero, la lavanda, la albahaca, la alfalfa y los geranios son ideales para repeler insectos, mejorar la calidad del suelo y proteger los jardines de flores.

8. Del agua a la leche

La leche puede ser un potente fungicida cuando se aplica en forma de aerosol a las hojas de plantas y flores. Puedes usar leche pura y luego diluirla con agua, como prefieras, este fungicida realmente funciona y es mucho más amigable con el medio ambiente que cualquier tipo de producto comprado en las tiendas y lleno de químicos que, si bien son buenos para una cosa, pueden ser dañinos para la salud. tanto la planta como el jardinero o niños y mascotas.

9. El poder del acolchado

El relleno es una de las técnicas más populares y crecientes, que implica la aplicación de una capa protectora de material orgánico en el suelo para preservar la humedad del suelo, evitando el crecimiento de malas hierbas y proporcionando vitalidad a los nutrientes del suelo. piso. Los compuestos orgánicos más utilizados incluyen astillas de madera, hojas, recortes de césped, paja y papel, incluso tiras de periódico.

10. Utensilios limpios para el jardín

Las herramientas de jardín deben estar limpias y reservadas exclusivamente para el contacto continuo con la tierra, no quiere decir que no deban lavarse. Por el contrario, si no se lavan los utensilios de jardín se puede facilitar la transmisión de enfermedades, plagas o insectos entre plantas. Solo es necesario lavarlos en un balde de agua y un poco de jabón para evitar estas situaciones y garantizar su resistencia y evitar la formación de óxido.

11. Jardinería en maceta

Por falta de espacio o simplemente porque es más práctico, la jardinería en macetas es una gran tendencia. Sin embargo, no debe usar tierra de jardín para llenar estas mismas macetas, ya que serán demasiado compactas y difíciles de trabajar, lo que puede provocar la muerte de la planta. El contenido de las macetas no contiene una gran cantidad de tierra, sino mezclas de perlita o vermiculita que, aunque necesitan mucha agua, aseguran una buena circulación de aire y drenaje de la tierra.

12. Floración

Un jardín florido tiene su truco, para garantizar siempre los capullos y las flores abiertas y coloridas, debes quitar todas las flores secas de una planta para que pueda volver a florecer. De lo contrario, se centrará en producir más semillas y no volverá a abrir tan pronto. Este es un truco para mantener tu jardín con flores todo el año.

Leave a Reply

Your email address will not be published.