Estufa eléctrica – Horno independiente y empotrado – Nuestra gran guía

A la hora de elegir entre una cocina a gas y una cocina eléctrica, la variante eléctrica aumenta cada vez más como beneficiaria del anillo. Se considera más económico, mucho más fácil de montar y, sobre todo, menos peligroso. Las placas calientes son un peligro, especialmente en hogares con niños. Las placas de gas son un riesgo aún mayor debido a la llama abierta y al gas inodoro, que puede convertirse en una amenaza para la vida en el caso de una salida permanente. Pero la compra de una cocina eléctrica no debe ser irreflexiva. Hay algunas cosas que necesitan ser consideradas.

Vale la pena saber sobre la cocina

Los hornos eléctricos existen desde hace más de 100 años. En 1859, George B. Simpson recibió una patente estadounidense para un hogar de carbón con una placa que incorporaba un alambre que se calentaba con corriente eléctrica. Dado que en ese momento muy pocos hogares tenían conexión eléctrica, este concepto no se pudo implementar de inmediato. No fue hasta la década de 1920 que la estufa eléctrica se hizo cada vez más popular y se convirtió en un electrodoméstico muy utilizado en Europa.

La forma más popular actualmente es una combinación de placa y horno, pero las dos funciones ahora se distribuyen en dos dispositivos separados. En Europa, una cocina eléctrica se alimenta normalmente a través de una conexión de corriente alterna trifásica de 400 V. Con un fusible de 16 amperios, que corresponde a una intensidad de corriente bastante alta, los grandes aparatos electroquirúrgicos pueden alimentarse con una potencia de conexión de hasta 11 kW. Dado que las líneas eléctricas o las corrientes altas fluyen en las líneas, una estufa de cocina solo debe ser conectada por expertos competentes, es decir, por un electricista profesional. ¡El autoensamblaje es demasiado peligroso!

Varios tipos de cocinas

No solo en la comida, sino también en el equipamiento, cada cocinero tiene sus preferencias personales. En consecuencia, existen varios tipos de cocinas eléctricas, a saber
Estufas clásicas,
Cerámica de vidrio infrarrojo y
vitrocerámica halógena

Las placas calefactoras clásicas constan de dos o cuatro placas calefactoras de diferentes tamaños, en las que se integran espirales calefactoras. Mediante el calentamiento de las espirales se calienta eléctricamente la placa y, por tanto, la cubeta que se encuentra sobre ella. El requerimiento de energía es de alrededor de 260 Wh cuando se hierve con agua, lo que toma alrededor de 10 minutos. El calor de las placas de cocción se ajusta por medio de interruptores ubicados en la parte delantera de las placas de cocción. Son aptas para todo tipo de macetas con fondo plano, además son muy robustas y se pueden limpiar, por ejemplo, con esponjas gruesas. Los precios de los buenos productos comienzan en unos 230 euros.

En el caso de los flocks vitrocerámicos infrarrojos, más conocidos como paneles cerámicos, esto ya es más rápido. El agua ya hierve después de 8 minutos y el requisito de energía es inferior a 220 Wh. Debajo de la vitrocerámica, que conduce mejor el calor, hay bobinas de calefacción que se calientan eléctricamente. Si la vitrocerámica dispone además de un sensor de cocción y fritura, la demanda energética aumenta en 10 Wh. Las placas de cocina no se manejan mediante interruptores, sino directamente sobre la vitrocerámica con la punta de los dedos. La superficie sensible, sin embargo, tiene la desventaja de que debe limpiarse muy suavemente y puede rayarse fácilmente. Sobre todo en el caso de residuos de alimentos horneados, la limpieza puede convertirse en un procedimiento muy largo y molesto. Además, no es posible intercambiar placas individuales,

Las placas cerámicas de vidrio halógeno consisten en un cuerpo de vidrio lleno de gas en el que se calienta un alambre de tungsteno. Encima está la vitrocerámica o la placa del hogar. El agua comienza a hervir después de unos buenos 7 minutos, el requerimiento de energía es en promedio de 230 Wh.

Los precios de unas buenas cocinas con vitrocerámica parten de los 350 euros y rondan los 450 euros de media.

Las ollas de esmalte son las más calientes en platos de cerámica.

Placas de inducción como última tendencia

Los paneles cerámicos con placas de inducción son cada vez más populares, pero son relativamente caros con un precio medio de unos 900 euros. Este es el requerimiento de energía para hervir agua en solo 180 Wh y el agua está en solo seis minutos para los fideos o similar. Listo. Las placas de inducción requieren ollas y sartenes, que están explícitamente etiquetadas como “adecuadas para inducción”. Tienen un piso magnético de acero, hierro fundido o acero.

En un horno de inducción hay una bobina debajo de la vitrocerámica, a través de la cual fluye corriente y que genera un campo alterno magnético. Ahora se produce la inducción, es decir, se produce un campo eléctrico. Sin embargo, esto ya no se hace en el horno, sino en el fondo magnético de la sartén o de la olla, que de ese modo se calienta.

Las ventajas de las placas de inducción son que:

Solo una parte muy pequeña de la radiación electromagnética queda sin usar,
En comparación con otros tipos de generación de energía con placas de cocción, se debe gastar mucha menos energía,
Se utiliza un máximo de energía en la medida en que las ollas y sartenes cubren todo el campo de cocción,

El horno

También existen diferentes tipos de generación de calor en el horno o en el horno. Estos son:Calor superior e inferior,
Parrilla,
Aire circulante y
Aire caliente.

En caso de sobrecalentamiento o subcalentamiento, el horno se calienta mediante serpentines de calefacción que se encuentran en el suelo y el techo y se pueden encender por separado. El comportamiento de flujo natural del aire transfiere el calor al interior del horno.

En el caso de una parrilla, el horno se calienta mediante una bobina de calentamiento montada en el techo, que no tiene ocultación adicional.

Un horno de recirculación funciona como una tubería trasera con calor superior e inferior, solo que el aire caliente se distribuye de manera uniforme y rápida en la tubería mediante un ventilador.

Un horno de aire caliente también funciona según el mismo principio, pero tiene un radiador de anillo adicional, que permite que el aire se distribuya uniformemente y no es necesario precalentar.

Dos tipos de implementación técnica. El elemento calefactor o el serpentín calefactor, así como el ventilador, pueden estar ubicados dentro o fuera de la cámara de cocción. Si están adentro, el horno es menos adecuado para hornear debido al alto calor de la superficie. Si se instalan en el exterior, el calor se distribuye de manera más uniforme. Sin embargo, los dispositivos con instalación externa necesitan más espacio ya que las varillas calefactoras, etc. están unidas a la parte posterior del dispositivo y, por lo tanto, tienen una mayor profundidad de instalación.

De pie o empotrado

Si hay suficiente espacio, una cocina empotrada es seguramente la versión más chic. El estándar son las cocinas de cuatro fuegos, pero también hay modelos más estrechos con dos placas. La cocina se puede adaptar al diseño de la cocina e integrarse discretamente en la línea de cocina. Aparte de las cocinas especialmente diseñadas, la mayoría de las cocinas disponen de un espacio libre para el fogón, normalmente también forman parte de una oferta completa. El hogar empotrado se puede acomodar ahorrando espacio, lo que puede ser de importancia decisiva con un electrodoméstico de cocina grande.

En comparación, los calentadores independientes son más rentables que los calentadores integrados. Son puestos en libertad. Con un ancho promedio de 60 cm, esto puede generar problemas de espacio. A la hora de comprar un stand, conviene comprobar con antelación si se dispone de las conexiones necesarias y, en caso contrario, lo complicado que sería el tendido. También es importante recordar que el horno tiene suficiente espacio incluso cuando la puerta está abierta. Los independientes tienen la gran ventaja de que son más fáciles de mantener y de cambiar.

Lo que debe considerar al comprar una estufa eléctrica

En primer lugar, debe centrarse en la eficiencia energética, el consumo de energía y el rendimiento. Además, también debe informarse sobre el hecho de que los clientes que ya probaron el producto que usted ya probó en la vida cotidiana evaluarán el modelo. Para hacer esto, consulte un foro, lea las reseñas que se adjuntan a las casas de pedidos de Internet o pregunte por Facebook para ver si ya hay informes. Algunos hornos o, sobre todo, los hornos dan, por ejemplo, mucho calor al exterior, que por supuesto no se puede deducir de los datos técnicos. Por esta razón, la estufa no debe ubicarse cerca del refrigerador.

Si su estufa no es una parte integral de su línea de cocina, asegúrese de que encaje en su cocina y que todas las conexiones necesarias estén disponibles. Debe recordarse, en particular, que la estufa tiene suficiente espacio incluso cuando la puerta del horno está abierta. Lo que parece evidente en un primer momento, ya ha planteado muchos desafíos para un cocinero aficionado.

Especialmente si solicita la estufa a través de una tienda en Internet, es recomendable pensar que también debe montarse. Si esta tarea no la lleva a cabo el proveedor, los costos de un electricista dedicado pueden ser desagradablemente altos.

Los fabricantes más populares de calentadores eléctricos.

Institutos de renombre como Stiftung Warentest prueban constantemente los calentadores eléctricos y se proporciona una nota con los resultados de las pruebas. En la búsqueda de una estufa, debe comparar las ofertas actuales y obtener la mayor información posible sobre su primera selección. Los distribuidores más populares de rebaños electrónicos en Alemania y Austria son:

el bosco
Siemens
Bauknecht
AEG
Gorenje
torbellino
Beko
Fagor
Bomann

¿Una estufa eléctrica o dos electrodomésticos separados?

Cada vez más, se utilizan electrodomésticos en lugar de una unidad combinada. Esta decisión generalmente se basa en motivos. En algunos hogares simplemente no hay necesidad de un horno. Los productos separados generalmente ahorran más espacio, principalmente porque son comunes los rebaños con solo dos placas de cocción. Además, existen modelos con mucha menor capacidad en los hornos, lo que en su mayoría es suficiente en hogares pequeños.

Si compra dos dispositivos separados, estos son naturalmente más baratos en la compra, pero en resumen, pueden ser más caros que una combinación de estufa y horno. Sin embargo, tienen la ventaja decisiva de que solo es necesario reemplazar o volver a comprar un elemento si se estropea.

La decisión es tuya

El tipo de estufa que elija depende en última instancia de sus necesidades personales. Si a menudo hornea o hace guisos o cazuelas con regularidad, debe decidirse por un modelo con muchos tipos diferentes de calentamiento.

Si tu equipamiento actual en sartenes y ollas no es apto para una cocina de inducción, quizás prefieras comprar una cocina con vitrocerámica. Un equipo nuevo y bueno puede ser bastante costoso.

Sin embargo, debes pensar a largo plazo. Por lo tanto, uno de los criterios más importantes debería ser el consumo de energía. A largo plazo, puede ahorrar dinero y proteger el medio ambiente utilizando dispositivos de una clase de alta eficiencia energética.

Leave a Reply

Your email address will not be published.